viernes, 26 de agosto de 2016

Barranco del Guadalentín Inferior o La Bolera (Pozo Alcón, Jaén-Andalucía)

En esta ocasión nos movemos a Andalucía, no a hacer barrancos, más bien a un deporte más tranquilo, sobre un tablero de 8x8, pero aprovechando la visita, y los muchos kilómetros que nos separan de nuestra tierra, no podemos dejar de pasar la ocasión para seleccionar alguno de los barrancos de Andalucía que creemos pueden ser muy adecuados para hacer con niños. Y uno de ellos es, sin duda alguna, el Barranco del Guadalentín Inferior, también conocido como de la Bolera. Aunque creo que sobra decirlo, es un barranco para hacer con niños, pero siempre y cuando lleve poco caudal. Con un caudal elevado, como casi en la totalidad de barrancos, de niños mejor nada. Nuestro descenso ser realiza el 11 de julio de 2016, encontrándolo con un caudal perfecto para disfrutar del mismo. Por lo tanto, para planificar con niños, preferiblemente los meses de verano y nunca después de lluvias.

La localidad más próxima al descenso es Pozo Alcón. El descenso se encuentra dentro del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. Desde Pozo Alcón cogeremos la A-326 a Huéscar y Castril, aunque nos quedaremos mucho antes, concretamente en la misma presa de la Bolera, punto de inicio del descenso. Al estar en pleno parque natural es obligatorio solicitar autorización para esta actividad. Hacemos las correspondiente solicitud. Nuestro total agradecimiento a la Delegación de Medio Ambiente de Jaén. Les remitimos la solicitud y a los 3 días tenía en el buzón de casa la autorización. Una gestión y atención rápida por email a todas nuestras cuestiones. Ojala el servicio de medio ambiente de Galicia funcionase la mitad de bien y rápido que la de Andalucía en nuestras solicitudes de actividad. Obtenido de http://www.actionman4x4.com/canonesybarrancos/recorridos/guadalentin.htm

----
Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Jaén:
C/ Doctor Eduardo García-Triviño López nº 15 C.P.: 23071 - Jaén
Teléfono: 953 36 88 00
Fax: 953 36 87 50
Me han facilitado además estos dos números:
Teléfono:953368800
Fax: 953368779

Modelo de solicitud


Puede solicitarse también por vía telemática en este enlace pero es necesario disponer de certificado digital (esto es lo que llevamos tiempo pidiendo en Galicia para poder agilizar las solicitudes en nuestra autonomía, obteniendo el silencio por respuesta [sin comentarios]).
http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/site/cae
----
En el caso de que necesites alojamiento en la zona, nosotros estuvimos en los apartamentos rurales Ibipozo (http://ibipozo.com/), en la misma zona del descenso, a muy pocos kilómetros. En la siguiente fotografía uno de los pequeños disfrutando en su piscina. Lugar totalmente recomendable en todos los sentidos, tranquilidad, apartamentos bien equipados, aire acondicionado, chimenea para el invierno, perfecta ubicación, precio, piscina y la gente que lo lleva encantadora. Entre otras cosas, aluciné cuando vi un desfibrilador en la piscina. En la taberna-restaurante de al lado se come muy bien, casero, natural y muy sano. Nuestro total agradecimiento a las personas que llevan estos establecimientos por hacernos sentir maravillosamente y poder disfrutar de unos días de total tranquilidad. Volveremos.



Entrando en material, antes de nada se adjunta fichero kmz para google-earth con la aproximación, descenso y retorno (kmz disponible aquí).

Maravilloso descenso totalmente recomendable, tanto para niños como para mayores, estético y con buen ambiente. A planificar sin duda alguna. Repito, con niños siempre con bajo caudal. La aproximación es casi inmediata, 5 minutos al cauce. El descenso, con calma, disfrutando y haciendo fotos, 3 horas. Y el retorno de 1h en el caso de disponer de un único coche. Los pequeños pueden quedar antes y un adulto hacer el último tramo por el coche en la presa de la Bolera.

Como siempre, incluir agua y comida en los botes estanco, junto con el material habitual, manta térmica, pequeño botiquín, etc., etc. En cuanto a material técnico, equipo de vertical completo, neopreno, 1 cuerdas de 35 metros y otra cuerda de "backup". La mayor dificultad es de 18 metros. El equipamiento del barranco es muy bueno, con varias alternativas en algunas de las dificultades para poder optar por diferentes formas de progresión.

Antes de nada incluyo un croquis del descenso disponible en http://stephanecote.free.fr/Canyon_andalousie/Bolera.htm, una de las varias fuentes de información consultadas para organizar el descenso y ver su viabilidad para los más pequeños.


Siguiendo el kmz que hemos adjuntado o directamente, no tiene pérdida, cogeremos la A-326 desde Pozo Alcón a la presa-embalse de la Bolera. O si eres de los brutos en orientación, pon a funcionar un GPS o tu Smartphone (afortunadamente casi todos ahora llevan GPS). Unos 40 metros antes de llegar a la presa, a la izquierda, hay un pinar en el que dejar el coche a la sombra, para que no se derrita. Luego recorremos esos 40 metros por la carretera hasta la presa (siguiente fotografía).   


Para llegar a la misma. Un barrera prohíbe el paso de vehículos (siguiente fotografía). A la derecha desciende una carretera a la parte inferior de la presa.


Un par de curvas y nos vamos aproximando al curso de agua, al río Guadalentín.


En la parte inferior cogemos las escaleras para descender directamente.



Y en unos minutos tocar agua. Estamos a finales de julio y en esta zona el caudal es muy bajo. Afortunadamente metros después unos aportes de agua darán vida al descenso.


En la siguiente fotografía el punto de inicio del descenso con la presa de la Bolera al fondo.


En dicho punto una dificultad en hormigón ideal para que los pequeños empiecen a machacar las culeras de sus neoprenos en la forma de un tobogán (siguiente video y fotografía). Una ruina, estos crecen mucho y el próximo año estos neoprenos no les valdrán. Si algún organismo quiere ayudarnos a financiar el material, será bienvenido.

video


Luego unos pocos metros de progresión sencilla hasta la primera dificultad vertical, exactamente sobre el puente de la carretera A-326. Aunque hay una instalación en el margen derecho, utilizamos la cabecera del izquierdo, más próximo a la línea de progresión de la caída de agua, con un caudal mínimo. Es una C18. Parece ser que este rápel es evitable-destrepable por el margen derecho, por detrás de la zona de ambas cabeceras (sin comprobar-en caso de duda, a cuerda).




En la recepción una gran poza en la que no cubre. Mejor nada de saltos aquí.



En lo alto observamos el puente de la carretera.


Avanzamos por un pequeño tramo sin dificulta alguna.


Y de repente entramos en una zona de gran belleza. Algunas de las pérdidas de agua del embalse de la Bolera se concentran en este punto en la forma de unas espectaculares caídas de agua o chorreras en el margen derecho del cauce (siguientes fotografías).




Los pequeños no pueden resistirse a refrescarse-tomar un ducha en tales caídas de agua.



Una mirada atrás nos muestra el espectáculo de las pérdidas del embalse, aspecto que aporta un cierto caudal al descenso, haciéndolo ideal para estas fechas.


Poco más abajo, algún que otro aporte de agua incorpora más elemento líquido al Guadalentín.


Para adentrarnos en un estrecho y estético pasillo. En algún tramo se hace necesario nadar.



Para entrar en un segundo tramo estrecho, más estético que el anterior, en el que también es necesario nadar. Los pequeños nos utilizan de embarcación. Al llevar saca con bote estanca es fácil transportarlos.



Un gran abrigo se abre en el margen derecho, después del segundo estrecho.


Para seguir ruta con algunos destrepes sencillos que no presentan dificultad alguna (siguientes fotografías).


Siempre entre altas paredes, con los típicos juegos de colores, entre los amarillos a los negros, pasando por los naranjas, marrones, etc.






Para entrar lentamente en la parte más interesante y que concentra más dificultades del descenso. Empezamos por una C6 con cabecera entre bloques (siguiente fotografía).


Para llegar a una nueva dificultad con varias alternativas, próximo a la caída de agua a izquierda o, a derecha, por una marmita muy excavada rota en su fondo para volver al curso de agua. En la parte alta del margen derecho se observan varias instalaciones innecesarias con este caudal (serán para descensos en carga). Optamos por la que nos parece más bonita e interesante, el de la marmita agujereada en el fondo (siguientes fotografías).



Tras atravesar el agujero del fondo, volvemos al nivel del agua y, ante nuestros ojos, otro de los puntos espectaculares del descenso, un sifón. Bueno, con este caudal, de sifón nada, más bien una gran ventana (siguientes fotografías). Me imagino que con mucho caudal llegará a sifonarse. Es bueno ver la referencia de esta ventana para poder determinar si el sifón que se encuentra río abajo podrá ser practicable o no sin tener que bucear. Es pequeñito, pero a los niños puede que no les haga gracia tener que bucear para pasar un sifón por pequeño que sea.


Tras atravesar tan singular ventana, seguimos navegando, nadando, por estrecho pasillo. Es una zona muy estética.


Luego avanzamos por varias marmitas. El color verdoso del agua, característico de algunos descensos, llama la atención.


Y en esta zona el blanco de la caliza también.




El caudal es el ideal para poder disfrutar si suponer dificultad técnica aparente.



A alguno se le empieza a ir la pinza y no le llega con simplemente progresar caminando.



En algunas zonas estamos entre altas y coloridas paredes.


Un gran tronco nos deja constancia de que en invierno por aquí se debe mover mucha agua. Este punto es el que tenía algo preocupado al más pequeño de los participantes. El año pasado tuvo una mala experiencia en un sifón del barranco del Formiga, en la Sierra de Guara, y no le apetece lo más mínimo tener que pasar otro. Indicar que la zona del sifón es totalmente evitable. Si observamos la siguiente fotografía, en la que al fondo vemos un barranquista, podemos evitar la zona del sifón fácilmente por el margen izquierdo, llegando a un rápel que evita dicha zona. En caso de no tenerlo claro, especialmente con niños, directamente al rápel y, como mucho, ver el sifón desde el otro lado. También un adulto pude saltar a la zona del sifón y ver su estado y, en caso de no estar totalmente sifonado, todos para dentro. En nuestro caso un barranquista nos indica que tiene un palmo de aire, por lo que decidimos que todos para dentro.


Por el margen derecho, en la zona del tronco, lo ideal es entrar mediante un salto de unos pocos metros. Los pequeños deciden que prefieren descender en cuerda. Se hace un destrepe para acceder a cabecera y equipar el rápel (C10) muy próximo a la caída de agua.



Avanzamos por una zona estrecha, parcialmente oscura, bonita, muy bonita. Al final se localiza el pequeño sifón.


Efectivamente un palmo hace que el sifón no sea tal, para alegría de alguno. Con mucho caudal posiblemente requiera tener que coger un buen "backup" de aire en los pulmones para pasarlo, aunque es pequeñito en longitud.


Dejamos el sifón atrás, para seguir navegando.


Y llegar a una zona con dos dificultades seguidas. Un grupo de barranquistas está delante de nosotros. Decidimos parar a comer en este punto para hacer tiempo.



Seguimos descenso con una pequeña dificultad (C4), en agua.



Para entrar en otra dificultad, una C12 equipada en el margen izquierdo. El grupo anterior montó un pasamanos recuperable a cierta altura para llegar a la instalación de cabecera. Algunos de los del grupo utilizaron bloqueadores para acceder-llegar al pasamanos. En nuestro caso, tras analizar las instalaciones, desde la vertical, decido montar directamente en la cabecera principal. Aunque la trepada no es de mucha dificultad, en caso de caída se puede producir un accidente fatal. En mi caso me auto-aseguro a una chapa más baja. En caso e duda, a montar pasamanos recuperable. Luego, en cabecera, monto una cuerda para asegurar la progresión de los pequeños a la misma, progresando sin mayor dificultad (siguientes fotografías).




Volvemos a jugar con pequeños destrepes, avanzando por mamitas.


Para llegar a la última dificulta vertical del descenso, equipada en el margen izquierdo (siguientes fotografías).



Únicamente nos faltan unas largos, estrechos y estéticos pasillos que nos obligan a nadar. Bueno, más bien a navegar.


Para de repente, en un agua de un verde turquesa espectacular, observar cómo el cauce se abre. Esta zona es ideal para comer algo y como zona de baño. Es nuestro claro punto de final de descenso.


Una última mirada a los estrechos de salida del descenso de la Bolera antes de iniciar el retorno. Como empieza a ser habitual en casi todos nuestros descensos, en esta zona observamos un par de culebras de agua. En esta ocasión han sido muy rápidas y no he podido fotografiarlas.


El retorno no tiene pérdida. Por el margen derecho del descenso, por sendero bien marcado, siempre ascendiendo, hasta llegar a un camino ancho y luego a una carretera (en caso de duda, siempre hacia arriba). Seguiremos por carretera hasta un puente de la carretera que llevamos en la aproximación. En dicho puente ascendemos por las rocas a la carretera. Este punto es un buen lugar para que los pequeños esperen a la sombra mientras un adulto recorre el tramo de carretera que queda hasta llegar a la presa de la Bolera y al coche de cabecera.

En resumen, un descenso muy estético totalmente recomendable con niños (siempre con caudal bajo). Los pequeños deberán tener conocimientos de progresión en cuerda y, de ser necesario, asegurarles la progresión. Es obligatoria el neopreno. En caso de estar seco las dificultades pueden suponer un mayor número de metros y otros implicaciones de progresión. En varios puntos será necesario nadar. En nuestro caso los pequeños nos utilizan de embarcación, algo llevadero siempre que nuestras sacas estén provistas de bote estanco. Obviamente, con caudal alto no es descenso para niños.

En cuanto a los tiempos, aunque se ha indicado al principio de la entrada, aproximación de 5m., descenso de 3h. y retorno de 1h a un coche. Obviamente, según el número de niños participantes, y su condición física y técnica, estos tiempos podrían variar. Además, siempre se debe mantener un ratio adecuado de niños por adulto. Contad con margen de tiempo suficiente para cualquier imprevisto. Necesario 1 cuerda de 35m. y cuerda de "backup".

Como siempre, aunque creo que sobra decirlo, en el caso de que no seas practicante de este deporte y quieras introducir a tus pequeños en este mundo, la mejor opción son las empresas del sector. Será una actividad que nunca olvidarán.

Más información de este descenso en www.topocanyons.info.