martes, 12 de diciembre de 2017

Federaciones 2018

Nos han remitido información sobre tramitación de licencias federativas por la Fundación Espeleosocorro Cántabro. Cuantas más posibilidades tengamos siempre será mucho mejor.

Información disponible en http://espeleosocorro.es/federaciones-2018/


domingo, 10 de diciembre de 2017

Perdidos por la Selva Negra en la zona de Titisee-Neustadt (Schwärzenbach, Selva Negra, Alemania)

Al día siguiente de hacer la Vía Verde entre Furtwangen-Wolterdingen nos dirigimos a la pequeña localidad de Boll-Bonndorf para visitar una de las rutas más recomendables de la Selva Negra, la garganta Wutach. Siguiendo el GPS llegamos a una localidad en la que unas obras nos obliga a volver atrás y coger un desvío de bastantes kilómetros. Esto nos cambia los planes para hacer la garganta. Pero bueno, ante todo contratiempo, siempre buena cara, especialmente en vacaciones.

El nuevo itinerario nos meterá un buen montón de kilómetros pero, a cambio, nos sacará de las rutas típicas de turismo de verano y podremos disfrutar, por no decir alucinar, con la arquitectura de un buen número de pueblos alemanes. Que pasada como cuida esta gente el entorno, tanto el natural como el artificial. Pasaremos por diversas localidades de pequeño tamaño, todas ellas agrícolas-ganaderas, hasta un lugar conocido como Schwärzenbach. Decidimos parar a comer en este punto por, entre otros motivos, lo que se aprecia en las siguientes fotografías. Zona de recreo, columpios en madera, baños públicos perfectamente cuidados, etc., etc., y todo ello en un entorno ganadero y de grandes praderas.

Un gran número de columpios de madera convierten la zona en una pequeña gincana para los niños.


Pasamos un par de horas en la zona, además de comer. No quieren irse. No tenemos prisa. Luego nos quedamos.



Pasarelas.


Tirolinas.


Y un gran campo de fútbol con porterías. Que más puede pedir un pequeño. O un grande.



Varios carteles de madera proporcionan información sobre las muchas posibilidades en la zona.


Todo perfectamente cuidado. Aquí las pintadas son inexistentes. Seguimos teniendo mucho que aprender.


Rematamos con un partido mayores contra pequeños.


Luego seguimos camino, pasando por auténticas aldeas, rumbo a la garganta Wutach.

Vía Verde Furtwangen-Wolterdingen (Baden-Wurtemberg, Selva Negra, Alemania)

Esta vía verde de la Selva Negra une las localidades de Furtwangen y Hüfingen en un total de 31 kms. En nuestro caso hacemos el tramo entre Furtwangen y Wolterdingen, lo que supone un total, ida y vuelta, de 36 kms. Ruta totalmente recomendable para disfrutar del paisaje de esta zona y del encanto de sus pequeñas localidades. Se adjunta fichero kmz para google earth-maps con la vía verde completa

Iniciamos el recorrido a las afueras de la localidad de Furtwangen. Un viejo vagón de madera, al lado de un pequeño aparcamiento, marca nuestro punto de partida. En esta zona se localiza alguna nave industrial. A los pocos metros, abandonamos la zona industrial para entrar en largas rectas sobre camino de tierra. A nuestra izquierda, en la siguiente fotografía, la pequeña localidad de Schönenbach.


La tónica general de esta vía verde son las praderas, con pequeños y bonitos pueblos, y bosque en las parte alta de las laderas. Todo son casas de planta baja con una arquitectura perfectamente cuidada. Es imposible ver feísmo arquitectónico alguno. Aquí el ladrillo vista es inexistente. Cuanto nos queda por aprender, ...., sniff.


Grandes granjas se localizan en la zona.



Gran parte de las casas y granjas disponen en sus tejados un gran número de paneles solares. Y está claro que aquí el número de horas de sol es muy inferior al de muchas zonas de España. Sin embargo, ..., nos sigue quedando bastante por evolucionar. (-:


A la entrada de la localidad de Vöhrenbach se localiza una zona de recreo ideal para pequeños. Pistas de skate, rutas de bici, jardines, zona de columpios, lago, piscinas públicas, etc., etc. Y además una estupenda área de autocaravanas. La gente es muy abierta y no dudan en tratar de entablar conversación. Decimos lo de tratar dado que en muchos casos únicamente hablan alemán y nada de inglés.


Recorremos esta localidad siguiendo la vía verde. Los campanarios puntiagudos son la tónica general de los pueblos de la zona. Me imagino que el inverno aquí es duro.



A la salida del pueblo una parada en una zona de deporte para mayores. Máquinas diseñadas para abuelos que siempre dan mucho juego a los pequeños.


Y unas obras hacen la delicia de los niños. Siempre buscando dificultades de BTT.




Para volver a nuestro camino.


Las casas en las laderas se alinean orientándose al sol.


En todo momento llevamos un pequeño río a nuestra izquierda.


Aquí el bosque se trabaja. Nos ha sido imposible ver en toda una semana por Alemania un metro cuadrado de bosque quemado. Mientras, en nuestra tierra, año tras año vamos perdido bosque autóctono. A este paso pronto no nos quedará nada.


Algunas granjas son espectaculares, con sus grandes y empinados tejados.


En algún cruce de carreteras debemos tener cuidado. Entramos en Hammereisenbach.



Edificios de la antigua línea férrea han sido perfectamente restaurados como viviendas.




Seguimos ruta hasta las proximidades de Wolterdingne, punto en el que iniciamos el retorno.


Aprovechamos un espejo para hacer una foto de grupo.


De regreso a Vöhrenbach, los pequeños se quedan disfrutando del parque, mientras un mayor regresa por el vehículo.



En la zona ellos disfrutan de una granja de insectos.



Una garza trata de pasar desapercibida entre los juncos.


En el área de autocaravanas de Vöhrenbach pasaremos lo que queda de tarde. Mañana será día de nuevas aventuras.


Una ruta-vía verde cuatro estrellas totalmente recomendable para disfrutar de algunos pueblos con encanto de la Selva Negra alemana.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Triberg y sus cascadas (Triberg, Selva Negra, Alemania)

Triberg es una ciudad situada en el estado de Baden-Wurtemberg, en la Selva Negra de Alemania. Si tuviese que seleccionar de todo lo que hemos hecho en Alemania lo que menos me gustó, posiblemente sería esta visita-senda. Esta localidad está rodeada por bosques y atravesada por el río Gutach, formando una cascada de más de 163 metros, la más alta de la Selva Negra. Este fue el motivo-reclamo que nos llevo a seleccionar esta actividad. Además, en Triberg hay una gran cantidad de fábricas de relojes de cuco.

Para nuestro gusto, demasiada gente, entre otros factores. Antes de nada, incluimos fichero kmz para google earth-maps con una de las muchas rutas posibles. Ruta circular que supone un total de 5 kms.

En nuestro caso iniciamos la ruta lejos de las aglomeraciones y grandes aparcamiento, concretamente en la zona de la ruta en la que se aprecia una gran piscina, con un pequeño aparcamiento. Desde este punto accedemos por un sendero a la zona de bosque. Pronto nos encontramos con una simpática fuente (siguiente fotografía).


Para seguir por sendero bien marcado bosque arriba.


Nos llama la atención algunos árboles de la zona, de gran porte. En este bosque son numerosas las ardillas que observamos.


En otro tramo el musgo riega de verde el paisaje (siguientes fotografías).



En un cruce cogemos desvío a derecha para descender hacia el cauce del Gutach.


Al llegar a las proximidades, nos encontramos con una zona de pasarelas de madera y una taquilla. No recuerdo el precio, pero para ver unas cascadas me parece demasiado. Decidimos seguir sendero arriba, para ver el Gutach aguas arriba.


Por la parte inferior se observan varias barandillas de madera y algún pequeño salto de agua.



Las vistas de Triberg desde alguna zona de bosque abierta son realmente bonitas.



Y así seguimos disfrutando de la ruta. De regreso, sin hacer la circular, nos encontramos un cartel que señala a las cascadas, cogemos dicho camino y nos introduce en ellas directamente. ¿Cómo?, nos preguntamos, existe una puerta trasera!!. Debe ser el camino que utilizan los habitantes de la zona para ver las cascadas.


En ellas comprobamos que en absoluto era lo que nos esperábamos. Lo de los 163 metros de cascada, las más alta de la Selva Negra, se vislumbra como una sucesión de pequeños saltos de agua. El cauce baja bastante roto, sin llegar a coger verticalidad. De estas hay muchas en Galicia. Y a nivel estético, como barranquistas, hemos visto varias decenas de saltos de agua mucho más espectaculares y bonitos. Pero bueno, vale la pena dar un paseo por la zona.


En las siguientes fotografías un detalle del salto de agua, que se precipita en 5 o 6 lenguas.



Volvemos a Triberg con la intención de seguir ruta.


El edificio de un café-restaurante nos llama la atención, arquitectura típica alemana de la zona.


Aquí las tiendas de relojes de cuco son la tónica general. En una de ellas una ardilla espeleóloga asciende por cuerda.


NOTA.: Aunque la novela picaresca es un subgénero literario característico de la literatura española, algunos alemanes también presentan unas buenas dotes en esta materia. Eso de que la picaresca es cosa de España, en absoluto es cierto. En un par de ocasiones, una de ellas en una tienda de Triberg, nos intentaron cobrar algo más de lo que marcaba el producto, aprovechando el que al ser extranjeros y no entender el idioma, puede que no nos enterásemos. Claramente la dependienta sabía perfectamente lo que estaba haciendo.